stand in the rain

What I blog/reblog about (in no particular order): Pride and Prejudice • Britney Spears • Brooklyn Nine-Nine • New Girl • Community • The Office • Nashville • Revolution • Shameless • Natalia Streignard • Evangeline Lilly • Sabrina, the teenage witch • Keira Knightley • Revenge • Once Upon a Time • Luisana Lopilato • The Lizzie Bennet Diaries • Intelligence • Elementary • The Fray • 10 Things I Hate About You • The Hunger Games • Party Of Five • La Tormenta • Lost • Rebelde Way • Alma Pirata • 20~08~12

1 2 3 4 5

theouatgifs:

 ”…to what do I owe the pleasure, Swan”

    via source Reblog

    I am a damsel but I am not in distress.

      via source Reblog
        via source Reblog
          via source Reblog

          captainswaan:

          Jennifer Morrison and Colin O’Donoghue on set July 16, 2014

            via source Reblog
            get to know me meme: favorite ships → jack shephard + kate austen
            "I asked you not to come back here for me. And I wish… I wish that you hadn’t. But I will come back here for you.”
              via source Reblog
              "Alejandro gave me the desire to play for the national team once again and made me feel important. I will be eternally grateful for that. With his foundations and with the certainty of what he believes he convinced me."
              —Javier Mascherano (on Sabella)
                via source Reblog

                halcyonharlot:

                pastapunk:

                So I just found out that to be an astronaut you can’t be under 5’2” and this is BULLSHIT I never wanted to be an astronaut until I found out I couldn’t and now I feel like a dream has been crushed fuck you NASA

                i don’t want to live in a world where we can’t launch danny devito into space

                  via source Reblog
                  fucksiargentinant:


Opinión: por qué Alejandro Sabella debe seguir al frente de la selección
El subcampeonato de Brasil debe ser el punto de partida para volver a poner a la Argentina en la pelea de las grandes competencias
Hay que viajar en el tiempo para entender cómo comenzó el ciclo de Alejandro Sabella a cargo de la selección argentina.
El dolor por aquella goleada de Alemania contra el equipo de Diego Maradona en Sudáfrica 2010, y el fracaso de la Copa América en nuestro país con Sergio Batista al frente del seleccionado albiceleste, fueron el punto de partida. Se había roto el vínculo entre los hinchas y la selección. Y hasta Lionel Messi se fue silbado del Monumental. Todo parecía oscuro.
El buen trabajo en Estudiantes (una Copa Libertadores y una inolvidable final del Mundial de Clubes con Barcelona en 2009) le sirvió a Sabella para desembarcar en Ezeiza. Costó (ocho partidos) entender cuál era el camino. Aquel triunfo ante Colombia, en Barranquilla, es el señalado por cuerpo técnico y jugadores como el comienzo de todo. Antes, dos resultados históricos: primera derrota ante Venezuela como visitantes y un empate contra Bolivia, en River. El entrenador entendió que lo primordial era el grupo. Y así fue.
Formó un equipo unido, sólido. Con Messi como cabeza y capitán, y con Javier Mascherano como la voz de mando adentro del campo de juego. Así creció. Angel Di María, Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero le devolvieron la potencia goleadora. Fernando Gago se hizo dueño de la mitad de cancha, pese a que comenzó a perder su lugar en los amistosos previos a la Copa del Mundo, para tener apenas unos minutos en Brasil.
Pero en realidad, la duda siempre estuvo atrás. El entrenador lo supo ver y apostó por una línea de fondo que recién modificó en el Mundial por el flojo rendimiento de Federico Fernández. El camino de las eliminatorias se hizo sencillo, pero enfrentar a las potencias mundiales también lo fue. La selección de Sabella, hasta ayer, no había perdido contra equipos europeos. Ni contra Brasil. Vaya si es meritorio.


Con la fortaleza en el vestuario, las cosas adentro del campo de juego se hicieron más fáciles. Sin dudas que, desde el espectáculo, del equipo se esperaba un poco más. Sobre todo con Messi en el campo de juego. El camino recorrido hasta el Mundial no fue el mismo que estos siete partidos. Hay que entender, también, que en la Copa del Mundo un error te puede dejar afuera. Se defendió más de lo que se atacó, pero se consiguió una solidez en la última línea que no se esperaba en la previa. Aunque, entre planteos cautos y flojos rendimientos individuales, la potencia de mitad de cancha para arriba se perdió.
Tiene méritos el entrenador. Formó un grupo, encontró un plantel que abrazó una causa y la defendió hasta último momento. Sergio Romero, Ezequiel Garay, Marcos Rojo, Lucas Biglia y Martín Demichelis son algunos nombres que ya no se discuten. Formó una base que seguirá a futuro, pero no sirve hoy cambiar la cabeza del proyecto para volver a foja cero.
Entendió que a no todos los rivales se les juega de la misma manera. Que en ciertas circunstancias hay que cambiar para ganar. De allí se explican las variantes en sus formaciones. Lo más importante, es haber logrado que sus jugadores entiendan esa importancia. Ellos mismos lo remarcaron las veces que pudieron.
Desde Marcelo Bielsa que la AFA no mantiene un entrenador tras un Mundial. Y fue el Loco el último que duró al menos un “período Mundial” (1998-2002). Luego, apenas dos años de José Pekerman, Alfio Basile, Maradona y uno de Sergio Batista.
Es momento para aprovechar el buen trabajo en estos casi tres años de Sabella y continuar el proyecto. A corto plazo se vendrá la Copa América de Chile, el año próximo. Luego las eliminatorias y a pensar en Rusia 2018. Será más fácil seguir por la senda construída que desandar el camino y volver a construirlo de cero.

                  fucksiargentinant:

                  Opinión: por qué Alejandro Sabella debe seguir al frente de la selección

                  El subcampeonato de Brasil debe ser el punto de partida para volver a poner a la Argentina en la pelea de las grandes competencias

                  Hay que viajar en el tiempo para entender cómo comenzó el ciclo de Alejandro Sabella a cargo de la selección argentina.

                  El dolor por aquella goleada de Alemania contra el equipo de Diego Maradona en Sudáfrica 2010, y el fracaso de la Copa América en nuestro país con Sergio Batista al frente del seleccionado albiceleste, fueron el punto de partida. Se había roto el vínculo entre los hinchas y la selección. Y hasta Lionel Messi se fue silbado del Monumental. Todo parecía oscuro.

                  El buen trabajo en Estudiantes (una Copa Libertadores y una inolvidable final del Mundial de Clubes con Barcelona en 2009) le sirvió a Sabella para desembarcar en Ezeiza. Costó (ocho partidos) entender cuál era el camino. Aquel triunfo ante Colombia, en Barranquilla, es el señalado por cuerpo técnico y jugadores como el comienzo de todo. Antes, dos resultados históricos: primera derrota ante Venezuela como visitantes y un empate contra Bolivia, en River. El entrenador entendió que lo primordial era el grupo. Y así fue.

                  Formó un equipo unido, sólido. Con Messi como cabeza y capitán, y con Javier Mascherano como la voz de mando adentro del campo de juego. Así creció. Angel Di María, Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero le devolvieron la potencia goleadora. Fernando Gago se hizo dueño de la mitad de cancha, pese a que comenzó a perder su lugar en los amistosos previos a la Copa del Mundo, para tener apenas unos minutos en Brasil.

                  Pero en realidad, la duda siempre estuvo atrás. El entrenador lo supo ver y apostó por una línea de fondo que recién modificó en el Mundial por el flojo rendimiento de Federico Fernández. El camino de las eliminatorias se hizo sencillo, pero enfrentar a las potencias mundiales también lo fue. La selección de Sabella, hasta ayer, no había perdido contra equipos europeos. Ni contra Brasil. Vaya si es meritorio.

                  Con la fortaleza en el vestuario, las cosas adentro del campo de juego se hicieron más fáciles. Sin dudas que, desde el espectáculo, del equipo se esperaba un poco más. Sobre todo con Messi en el campo de juego. El camino recorrido hasta el Mundial no fue el mismo que estos siete partidos. Hay que entender, también, que en la Copa del Mundo un error te puede dejar afuera. Se defendió más de lo que se atacó, pero se consiguió una solidez en la última línea que no se esperaba en la previa. Aunque, entre planteos cautos y flojos rendimientos individuales, la potencia de mitad de cancha para arriba se perdió.

                  Tiene méritos el entrenador. Formó un grupo, encontró un plantel que abrazó una causa y la defendió hasta último momento. Sergio Romero, Ezequiel Garay, Marcos Rojo, Lucas Biglia y Martín Demichelis son algunos nombres que ya no se discuten. Formó una base que seguirá a futuro, pero no sirve hoy cambiar la cabeza del proyecto para volver a foja cero.

                  Entendió que a no todos los rivales se les juega de la misma manera. Que en ciertas circunstancias hay que cambiar para ganar. De allí se explican las variantes en sus formaciones. Lo más importante, es haber logrado que sus jugadores entiendan esa importancia. Ellos mismos lo remarcaron las veces que pudieron.

                  Desde Marcelo Bielsa que la AFA no mantiene un entrenador tras un Mundial. Y fue el Loco el último que duró al menos un “período Mundial” (1998-2002). Luego, apenas dos años de José Pekerman, Alfio Basile, Maradona y uno de Sergio Batista.

                  Es momento para aprovechar el buen trabajo en estos casi tres años de Sabella y continuar el proyecto. A corto plazo se vendrá la Copa América de Chile, el año próximo. Luego las eliminatorias y a pensar en Rusia 2018. Será más fácil seguir por la senda construída que desandar el camino y volver a construirlo de cero.

                    via source Reblog

                    Sabella and pocho (Savezzi) embrace after winning against Switzerland.

                      via source Reblog